fbpx Skip to main content

A lo largo de mis años asesorando startups en su camino hacia el éxito en el mercado, noté que hay un factor que consistentemente marca la diferencia: el propósito. Esta revelación surgió mientras ayudaba a estas empresas emergentes a forjar su presencia en el mundo del marketing digital. Vi de primera mano cómo aquellas con un propósito bien definido no solo tenían grandes posibilidades de comunicación, sino que también establecían una conexión más profunda y genuina con su audiencia.

Luego de más de 10 años trabajando con compañías que hoy son líderes en su industria, aprendí que en el dinámico entorno de las startups, la innovación y la agilidad son vitales. A su vez, la determinación en cuanto a objetivos no es un mero detalle, sino el corazón palpitante de cualquier negocio que aspire a ser exponencial y relevante.

En esta nota, te cuento por qué considero que el propósito en las startups es crucial.

 

Por qué el propósito en las startups se volvió algo clave

En el cambiante escenario del mercado global, las marcas se enfrentan a un público cada vez más consciente y exigente, donde los productos y servicios ofrecidos ya no son suficientes para garantizar el éxito y la lealtad del consumidor. Este fenómeno trae como consecuencia un cambio fundamental en la forma en que las marcas se posicionan y comunican. De este modo, se ponen en primer plano la importancia del propósito y la humanización de las marcas. La razón de este cambio radica en una serie de factores interconectados que reflejan las transformaciones sociales, económicas y tecnológicas de nuestro tiempo.

En primer lugar, las marcas emergentes desafían la hegemonía de las marcas tradicionales, no sólo a través de la innovación y la disrupción, sino también mediante la adopción de un enfoque centrado en el propósito. Estas marcas  entienden que el consumidor moderno busca más que una simple transacción; busca conectar con marcas que reflejen sus valores y aspiraciones.

Este cambio es acelerado por el auge de las redes sociales y plataformas digitales, donde la interacción y la comunicación directa con los consumidores son fundamentales. En este entorno, las marcas que se perciben como auténticas, transparentes y comprometidas con causas más allá de sus beneficios económicos ganan un lugar privilegiado en la mente y el corazón de sus audiencias.

Nuevos desafíos

La pandemia intensificó esta tendencia, llevando a los consumidores a reevaluar sus prioridades y a exigir más responsabilidad social y ambiental de las marcas. El consumo responsable, el reciclaje y el respeto por el medioambiente son algunos ejemplos de cómo los consumidores redefinen lo que esperan de las empresas. Las marcas que no se alinean con nuevos valores y se limitan a perseguir el beneficio económico corren el riesgo de perder relevancia y conexión con su público. Esto lleva a un fenómeno denominado Human Branding. Es decir, las marcas buscan ser parte de la comunidad, en lugar de que la comunidad aspire a ser parte de la marca.

Esta transformación va más allá de la simple comercialización de productos o servicios; se trata de encontrar vínculos significativos con las personas, de mejorar sus vidas e inspirarlas. El posicionamiento tradicional, basado principalmente en el lugar que una marca desea ocupar en el mercado, ha dado paso a una nueva dimensión: la posición de marca o brand position. Esta nueva perspectiva se enfoca en cómo una marca se posiciona frente a temas importantes y en su contribución al mundo, no solo en términos de mercado, sino en un sentido más amplio y socialmente responsable.

 

Los consumidores de hoy en día

Los consumidores actuales demandan marcas que sean simples, fáciles de entender y, sobre todo, humanas. Buscan marcas que no solo ofrezcan productos o servicios de calidad, sino que también posean una personalidad definida, adopten posturas claras y ejecuten acciones acordes con su filosofía. En este contexto, los intangibles, como los valores, la misión y el propósito de las compañías, se vuelven tan importantes, o incluso más, que los aspectos tangibles del producto. Actualmente, las marcas se humanizan hasta el punto de que el consumidor siente que están hechas a su medida y que pueden conversar con ellas.

Esta nueva tendencia obliga a las marcas a aportar de diferentes maneras en la construcción y consolidación de comunidades. Simon Sinek, un conocido teórico del marketing, subraya que la clave está en el «por qué». Cuando las marcas incluyen un «por qué» que va más allá de las ganancias, los clientes se convierten en sus mejores embajadores. Encontrar ese sentido que hay detrás de la marca y ese «por qué» se ha convertido en una de las tareas más importantes para cualquier empresa.

La revolución de los intangibles implica tener la claridad para transmitir los significados correctos y establecer una posición de marca idónea. Uno de los errores más comunes de las marcas es buscar insistentemente una conexión con sus audiencias, cuando lo que realmente deben hacer es encontrar mecanismos para convertirse en parte de la comunidad misma. El nuevo marketing se centra en las personas y las comunidades, en entenderlas, establecer relaciones con ellas y generar diálogos valiosos y duraderos. Las marcas deben humanizarse hasta el punto de que el consumidor sienta que su marca está hecha a su medida y que puede conversar con ella.

Cambios en las preferencias de los consumidores

La integración social facilitada por las nuevas tecnologías de la comunicación ha permitido que las nuevas generaciones dejen de seguir ciegamente a las marcas. En cambio, muestran niveles de infidelidad y exigencia elevados, poniendo a las empresas en una posición en la que deben redefinir su enfoque. Las marcas ya no deciden unilateralmente qué productos comercializar, cómo, cuándo y dónde hacerlo. Ahora nos encontramos en una era en la cual los usuarios tienen el poder y ejercen su rol como jueces de las marcas constantemente. Las compañías que deseen crecer de sosteniblemente deben tener un propósito bien establecido que busque generar un cambio significativo en la vida de las personas.

Esto significa que las marcas de hoy, deben ofrecer algo que los consumidores necesiten o deseen, a la vez que estimulan sentimientos intangibles que, en última instancia, se vuelven tangibles. Vivimos en la revolución de lo intangible, donde los activos tangibles y los beneficios racionales son fáciles de copiar o mejorar. Son los intangibles los que seducen al consumidor.

Ahora, las marcas buscan parecerse a las personas y adoptar comportamientos equivalentes a la personalidad humana para conectarse con los consumidores como si fueran un compañero real. Al mismo tiempo, las personas buscan marcas con características humanas, físicas, espirituales o sensoriales. La marca se convierte en el vehículo para transmitir valor a las personas, el marketing en la manera de hacerlo y el «customer spirit» en la clave para mantener esa promesa.

 

Ejemplos prácticos de startups con grandes própositos

 

Patagonia

  • Misión y Compromiso Ambiental: Patagonia se fundó con una misión centrada en la sostenibilidad y el respeto por el medioambiente. Su lema es «We’re in business to save our home planet» (Estamos en el negocio para salvar nuestro planeta). Esto se refleja en sus prácticas comerciales, desde el uso de materiales orgánicos y reciclados hasta iniciativas para reducir la huella de carbono.
  • Activismo y Conciencia Social: Patagonia es conocida por su activismo en temas ambientales y sociales. Participaron en numerosas campañas para la conservación de tierras y océanos y suelen tomar posiciones firmes en temas políticos y sociales que afectan el medioambiente.
  • Transparencia y Responsabilidad Corporativa: La compañía se esfuerza por ser transparente en sus prácticas de producción y cadena de suministro. Fomentan la responsabilidad corporativa y están constantemente buscando maneras de mejorar sus procesos para ser más respetuosos con el medioambiente.
  • Donaciones y Apoyo a Causas Ambientales: Patagonia dona regularmente una porción de sus ingresos a organizaciones ambientales. A través del programa «1% for the Planet», donaron más del 1% de sus ventas a organizaciones que trabajan para preservar y restaurar el medioambiente.

 

Tesla

  • Misión y Visión de Sostenibilidad: Tesla fue fundada con la misión de «acelerar la transición del mundo hacia la energía sostenible». Esto se refleja en su gama de productos que incluye vehículos eléctricos, soluciones de almacenamiento de energía y paneles solares.
  • Innovación en Vehículos Eléctricos: Tesla es pionera en el mercado de vehículos eléctricos, buscando constantemente innovar y mejorar la tecnología de baterías y la eficiencia energética de sus autos. Su objetivo es hacer que los vehículos eléctricos sean accesibles para el consumidor masivo, reduciendo así la dependencia de los combustibles fósiles.
  • Energía Renovable y Soluciones de Almacenamiento: La empresa también se ha expandido al mercado de la energía solar y las soluciones de almacenamiento de energía, como las baterías Powerwall y Powerpack. Estos productos buscan facilitar el uso de energía renovable en hogares y empresas.
  • Impacto y Conciencia Ambiental: Tesla no solo se enfoca en la producción de vehículos eléctricos, sino también en el impacto ambiental más amplio de sus operaciones. La compañía trabaja en mejorar continuamente su cadena de suministro y procesos de producción para minimizar su huella de carbono.

Ambas empresas, Patagonia y Tesla, representan ejemplos destacados de cómo un fuerte propósito y compromiso con la sostenibilidad pueden formar la base de un modelo de negocio exitoso y ético. Así, logran no solo impactar positivamente en el medio ambiente y la sociedad, sino también establecer una conexión profunda y significativa con sus consumidores.

Ventajas del propósito empresarial en las Startups

  1. Impacto en la toma de decisiones: Un propósito empresarial claro guía la toma de decisiones en todos los niveles de la organización. Cuando se enfrentan a elecciones difíciles, los líderes y empleados pueden referirse al propósito de la empresa para encontrar dirección y coherencia en sus decisiones.
  2. Alineación con las expectativas del consumidor moderno: En la era actual, los consumidores buscan más que productos o servicios, buscan empresas que reflejen sus valores personales. Un propósito empresarial bien articulado puede ayudar a alinear tu startup con estas expectativas, creando una conexión emocional más profunda con tus clientes.
  3. Resiliencia en tiempos de crisis: Las empresas con un propósito claro suelen ser más resilientes frente a crisis o desafíos económicos. Un propósito fuerte proporciona un sentido de estabilidad y dirección, algo especialmente valioso en tiempos inciertos.
  4. Contribución al Desarrollo Sostenible: Un propósito empresarial que incluye componentes medioambientales o responsabilidad social crea un impacto positivo a largo plazo tanto en la sociedad como en el medioambiente.
  5. Innovación impulsada por el propósito: Las empresas con un propósito claro a menudo son más innovadoras. Este propósito actúa como catalizador para la innovación, motivándola a buscar nuevas soluciones que sean rentables y sobre todo que reflejen su misión y valores.
  6. Construcción de una marca auténtica: En el marketing actual, la autenticidad es clave. Un propósito empresarial genuino ayuda a construir una marca que es percibida como auténtica y confiable por los clientes. Esto, a su vez, es vital para construir relaciones sólidas a largo plazo.

Ponerlo en práctica

Si estás acá es porque tenés una visión clara de que querés crear algo diferente y con un gran propósito. Nadie dijo que va a ser fácil, ¡pero sí es posible! En WASD | Agencia de Marketing Digital nos especializamos en marketing digital para startups y queremos ser tu aliado estratégico. 

¿Estás listo para llevar tu startup al siguiente nivel?

¡Contactános!